viernes, 4 de noviembre de 2016

La transparencia del biombo de palabras




Las vergüenzas, al aire
ante el esqueleto de la multitud
y sus cráneos desnudos.

Queda en paz
aun con la amapola del pudor
pintada en el rostro―
no hay ojos con hueso
ni osamenta que vea la espina
a través de su calcio.

Quizá podría atreverme a más
si así el deseo lo clamara
pero nunca ese cáliz en mis labios
y mi querencia nada tiene de épica.

La inquietud está lejos del drama
debacle y resurrección son músicas
que tampoco me son ajenas.

Confieso
no exhibo mi cuerpo y sus quebrantos.




acróbata


1 comentario: