lunes, 7 de noviembre de 2016

El final de la odisea




La orilla del mar
siempre será un lugar
para los que pronuncian adioses

porque no se conoce
Penélope
que arribe de las aguas.

A nadie se aguarda
y esta mano
como un trapo deshilachado al viento
en días de norte.

Es fría la despedida
se estremece todo el cuerpo
ante el azul y sus muchas arrugas.






acróbata



2 comentarios:

  1. Siempre llevé dentro esa sensación... que describen tus tres primeros versos... Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar