jueves, 19 de noviembre de 2015

Asfixia




Niebla, paisaje interior.
Alzo los párpados y ya.
Aquí mismo
anudando ojos y horizonte
al laberinto.

Ni tan siquiera un soplo
ante el qué será.
Nada. Nada de eso.
Mínimo aliento. Casi
en silencio
el acordeón del pecho.

Fumata blanca.
Humo saliendo de la pira
que crece y crece.

Arde lo viejo
pero a qué precio.



acróbata



2 comentarios:

  1. guaaauuuu..... en lo personal, al precio más costo!

    siempre tan afilados tus versos a las emociones de quienes te leemos.

    Saludos!

    ResponderEliminar