miércoles, 21 de octubre de 2015

El resultado



La mano que te amputas
a bocados, pues
qué hoja podría con tanto
no sólo te sigue doliendo
con el cambio de estaciones.

Incluso continúa en su afán
y escribe y escribe
con más saña aún si cabe.

El resultado:

aquellos poemas que te sangran
que nunca, nunca
te dejan de sangrar
por mucho que pasen los años.

Porque el tiempo curará
todo lo que tiene cura.
Y lo que no
               lo pudre.




acróbata





No hay comentarios:

Publicar un comentario