lunes, 1 de junio de 2015

Día 2 (fragmento)





      Candados, cerrados y su llave al vuelo, buscando el fondo del río. En los puentes que unen la orilla zurda con la diestra. Y el peso de tanto nombre escrito, fecha, corazón prisionero, venciendo el pretil, las defensas, que evitan la caída. Pont des Arts, París, donde la Maga y Horacio. Cómo no caer a las frías aguas. Y perderse. Y perderse, para siempre. Pobre Maga. Pobre. Y Horacio: un océano de por medio, ¿otra vida?, ¿olvido?, para nada, imposible. Pobre Horacio, lejos, lejos. Otra caída.
      Un poema, una rosa cargada de espinas, dos monedas, tal vez una sola (cara y cruz) es suficiente y al Sena tanta poesía, mientras tus labios y los míos sellan la promesa de alcanzar algún día lejano el mar y su misterio.
      Mirá, incluso Don Julio, enormísimo cronopio, estaría de acuerdo con esta propuesta. Fluyen las aguas. Todo tiempo sin amor no es tiempo, sino desierto. Y vos, y yo, lo nuestro, no necesita candados, llaves, promesas de encierro. Es libre, como el sentimiento, como tú, como yo, como estas aguas, que raudas corren bajo nuestros pies.





acróbata


1 comentario:

  1. Sabés que aún no termino de leer "Rayuela"?. Historias de Cronopios y famas , si.

    Saludo enorrrrrrrrrrrrrrmeeeeeeee.

    ResponderEliminar