sábado, 20 de junio de 2015

52




Demasiado cobarde
temo a la muerte
para ser un suicida”.
Pepe Sales.



Mi pierna izquierda es Jesucristo.
13 agujas la atraviesan de parte a parte
están amarradas a cuatro aros externos
y tengo que tensarlos, 3 veces al día.
Tomo calmantes.

Dolor. Dolor. Dolor.

Me sangra la pierna
por 26 pequeños orificios.
Tengo que curarme a diario
hay que evitar a toda costa una infección.
Tomo calmantes.

Dolor. Dolor. Dolor.

He de caminar
preso de este armatoste
con nombre de ruso.
He de hacerlo cada poco.
Tomo calmantes.

Dolor. Dolor. Dolor.

Me duele sentado.
Me duele acostado.
Me duele con luz.
Me duele a oscuras.

No descanso.
Semanas sin apenas descanso.
No puedo dormir.
Ya no puedo dormir.
Llevo cuatro noches sin dormir.

Dolor. Dolor. Dolor.

No me hacen nada los calmantes.
Sólo pienso en una cosa
en las mil formas de hacerlo.
Tengo miedo.


Quiero morir.



acróbata



1 comentario:

  1. Que duras palabras. Que duro momento. El dolor es demoledor y mina nuestro ánimo, hasta el de los más fuertes. Supongo que se busca una salida, y si no funciona, la salida. Es duro, muy duro leerte hoy.

    ResponderEliminar