lunes, 23 de marzo de 2015

Sin título.




Una buena inversión.


Primero el gustazo
y ahí lo tuyo.
Luego tu apellido
quizá hasta el nombre.

Cuatro carantoñas
si viene al caso
no es obligatorio—
alguna bronca
porque se la merece
y tiene que aprender pronto
quién manda.
¿Alguien lo duda?

Unos cuantos años más
tampoco demasiados
hasta empinarlo
y ya está:

a tu servicio toda la vida
faltarías más, tiene que pagar
la crianza, que barato no sale—
o hasta que espabila
y se larga y te abandona:
mal hijo. mal hijo.

Para ser padre
antes hay que nacer hijo.
No todos lo recuerdan.

Eso parece.





acróbata



1 comentario:

  1. Exacto, no todos lo recuerdan. Ser hijo te hace ser padre; bueno o malo, ambos.
    Me duele este tema, pero hay quién no se merece el hijo que tiene, tuvo, hizo.
    Saludos Tomás

    ResponderEliminar