lunes, 23 de febrero de 2015

Sólo para mí.





Llámame egoísta.
Quiero oírlo de tus labios
con tu voz rota
en monosílabos de viento
las manos crispadas
sobre las sábanas revueltas
y tus ojos en mis ojos
pidiendo más
y más.

Llámame egoísta
no te lo calles
suéltalo ya
porque es verdad
tan cierto como somos
tanto como tú y yo
y éste, nuestro momento.

Venga, hazlo
llámame egoísta redomado
ahora
porque te quiero
pero sólo para mí
y ni con el aire que nos rodea
acepto compartirte.







acróbata


No hay comentarios:

Publicar un comentario