sábado, 6 de diciembre de 2014

Ya desnudo.




Como de un traje
sucio
arrugado
algo viejo del uso
cada noche me desprendo
del resto del día
y ya desnudo
me dispongo a descansar
entre sábanas blancas
con olor a lavanda.

A veces
incluso consigo dormir.
Otras sólo sueño
y sueño
y no dejo de soñar.






acróbata


1 comentario: