jueves, 4 de diciembre de 2014

Por todo.





Que ya no más libros. Que no y que no, porque leyendo perdió la vista, eso dice. La sección de deportes de los diarios, titulares de las revistas del corazón y como lectura profunda, novelas del Oeste, por ahí van los tiros. Y yo le contesto que de eso se trata: de perder vista leyendo, estómago abusando de lo bueno, picha follando, vida viviendo...Y entonces se echa a llorar. Le pregunto el porqué. Y entre lagrimones me suelta que por nada.

Y ese es el tema, lágrimas y más lágrimas, por nada. Que se le ha escapado la vida sin motivo alguno.

Cuando ya no vea, aprenderé braille. Y de lo demás no hace falta añadir más, ¿verdad?





acróbata





1 comentario:

  1. Yo buscaré una voz que quiera leer para mi... que seguro me lleva demasiado tiempo aprender el braille.
    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar