lunes, 8 de diciembre de 2014

En la puerta de la casa del Señor.




Es del norte, de San Sebastián en concreto. Eso me dice, aunque a continuación añade que ya es de todas partes: mucho tiempo en Madrid, en Brasil, luego en Murcia y ahora por aquí. Hasta que quiera el jefe.

¿Dios, verdad? Le pregunto.

No, el obispo.

Y los del bautizo que no salen, tanta foto y tanta hostia y ya las dos pasadas. El cura con ganas de cerrar el negocio y yo con hambre de demonio.




acróbata

2 comentarios:

  1. No conoce a su Jefe...

    Hasta pronto.

    (Ah, me encanta Idea)

    ResponderEliminar