jueves, 13 de noviembre de 2014

Vecinos.




De momento mucha voz
demasiada
amenazas de calibre grueso
maldiciones
e incluso algún golpe
al mobiliario
-el perro aúlla loco de miedo-
pero no la mata.

Y a veces, por lo que suelta
el viejo
y remacha la asistenta
se lo está poniendo a tiro.

María, por qué.
Por qué, María
mujer, eso no se hace
acabo de preguntarle si tenía ganas
y me ha dicho que no
y ahora se lo hace encima
en la cama
y no me venga que sin querer
que para esto hay que apretar lo suyo.

Quién puede aburrirse
con estas paredes de papel
separando dos mundos tan distantes
que casi se dan la mano.







acróbata




2 comentarios:

  1. Mundos distintos y sólo una pared de papel, suele ocurrir, suele ocurrir...

    Saludo, enorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrme!

    ResponderEliminar
  2. En fin, las ciudades y sus bloques de viviendas. Vivimos enjaulados en colmenas. De todo hay.

    Besos, Luna.

    ResponderEliminar