domingo, 16 de noviembre de 2014

La toalla.




Pensando en dejarlo
de una vez
para siempre
en arrojar la toalla

pero

luego leo eso
lo de tener que agacharse
a recogerla de nuevo
la misma
nada que más sucia
y vieja
y más humillada

y ya el brazo
que se me encoge
y la mano de plomo
sin fuerzas

no sé si dar las gracias
o sacarme los ojos
para no leer más





acróbata



No hay comentarios:

Publicar un comentario