domingo, 9 de noviembre de 2014

A ratos.





Ella duerme
a mi derecha.
Yo a su izquierda.

Es normal que me tenga
más cerca
de su corazón
que yo a ella.

¿Y si le pido
intercambiar los sitios?

No creo que acceda
son muchos años
en idéntica postura*
y ya hemos hecho costumbre.


*Pero no desespero
sospecho que a ratos
mientras soñamos
estamos boca abajo
y entonces
se invierte la certeza.


acróbata





3 comentarios: