domingo, 19 de octubre de 2014

Roto pero entero.



Frente al asiento vacío
reservado para una granada de mano
el Houdini de la mente
una y otra vez
empeñado en sentarse
en la cúspide de la cuenta atrás.

Cuando no puede ser
y fantaseas
y juegas a los dados
sin ases, sin reinas, sin dados
esperanzado en la tirada perfecta
la que nunca llega
y te liberaría del perro viejo
que te come las entrañas.

Y explotas.
Y explotas.
Y explotas en pie
contemplando tus propios escombros.

Y nada, vuelta a empezar
de nuevo, roto pero entero.
Libre pero cargado de cadenas.

La conciencia nunca descansa
e imagina lo inimaginable
y pide Babilonia y su torre.
El día que lo haga
estaré muerto de veras
y sentado.
Sentado, conforme y frío
sobre un nido de hormigas rojas.






acróbata


1 comentario:

  1. Pensé en las fracciones, qué fácil es quitarle un pedacito.

    ResponderEliminar