lunes, 27 de octubre de 2014

Quiere salvarme.



A Nieves, mi mujer.

Me quiere salvar
del viento
de la lluvia
del frío
de todo lo malo del mundo.

Como tantas otras
madres
agarradas a su instinto
quiere rescatarme del invierno
y sus noches de intemperie.

Quiere
y sale ahí afuera a por mí
y lucha
y se empapa
y calada hasta los huesos
siente los colmillos
de todos mis demonios.

Quiere salvarme
pero desde aquella orfandad temprana
nadie puede hacerlo
ni yo mismo.
Porque en mí anida el rayo
y el trueno
la lluvia y el frío
que no conocen abrigo.

Porque yo soy la tormenta.



acróbata

2 comentarios: