viernes, 10 de octubre de 2014

Que venga.



Quizá siempre
me ha tenido la vida
a su merced
bajo su acero
a un solo golpe más.

Pero nunca de rodillas
pidiendo clemencia
humillado.

Que venga a por mí
aquí estoy
dispuesto a vender
muy cara la derrota.

Que venga
tendrá que matarme
tendrá que hacerlo
para verme vencido.







acróbata


1 comentario: