jueves, 25 de septiembre de 2014

Un gato egipcio.


Llevaba tatuado ahí
-sólo un poco por encima-
el conejito de playboy.

¿Sería alguien capaz
de hacer costumbre
de esa visión?

No sé.
Igual los años.
Cuando el conejo
pierda figura
y acabe pareciendo
un gato egipcio.





acróbata

2 comentarios:

  1. Por eso dicen, los años no vienen solos...sólo hay que cuidarse de las malas compañías.

    Buen día!

    ResponderEliminar
  2. Ay, los años, los años, los años...

    Besos, Luna.

    ResponderEliminar