viernes, 5 de septiembre de 2014

Hace ya.


Está perdida en la niebla.
Perdida.
En la niebla.

Perdida. Perdida. 
En la niebla.

Y hace ya
que salió el sol
que sopla el cierzo
que el día es azul.

Perdida.
Ella.
Y sin niebla.







acróbata

3 comentarios:

  1. Sí. Pero y las brújulas...para qué se inventaron. Y las manos que ayudan, que guían??? Pues eso.

    Besos, Magda.

    ResponderEliminar
  2. A veces yo, quiero perderme. Eso de enneblinarme.Pero no.
    Quién quiere luego, encontrar el camino?.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar