martes, 16 de septiembre de 2014

El cazador.



Me mira
con ojos tiernos
de cierva
en mitad del bosque.

A mí
con esos grandes ojos
redondos, inteligentes
tan expresivos.

Me mira
ahí, quieta, a tiro
sin temor alguno
desafiante, diría yo.

Me mira, sin duda
como al cazador
cazado.

Y yo la cazo
o simulo que lo hago
porque ella manda
siempre
y yo soy su presa.







acróbata

6 comentarios:

  1. Frente al silencio, estas definitivamente, cazado.

    Como Alejandra.

    Un muack.

    ResponderEliminar
  2. Bonito juego de palabras.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Reescribir los cuentos siempre fue tarea interesante.
    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué cuento es éste, Magda. Ya sabes que me encanta que me los recuerden. ;)

      Besos, amiga!

      Eliminar