jueves, 14 de agosto de 2014

Y se extrañan.


Quieren que sea familiar
que crea en la llamada de la sangre
en la fuerza de los apellidos.

Que confíe en el prójimo
en la bondad
en el altruismo
en la humanidad.
Y que lo haga sin dudar
sin pruebas
por la cara, porque sí.

Quieren...

Cuando murió mamá
nos quedamos solos:
mi hermana (trece años)
y yo (diez), enfermo
desde antes de tener conciencia.
Papá y el hermano
todo el día y parte de la noche
en la mar. Y gracias.

El resto de la familia
nada:
Pobre, Mari, con lo joven
que era”
Y esa era toda la pena.

Quieren que crea en algo
ahora
después de tanto.
Ya lo hago:
creo en mí y en lo que siento
y la vida me está dando
la razón
no se cansa de hacerlo.






acróbata

1 comentario: