sábado, 9 de agosto de 2014

Mucho menos.

Más que pies
la vida me dio raíces.


Quisiera haber vivido
menos de la mitad,
mucho menos.

Y no haber sido
carne herida para tanta sal.

Pero anclada frente al abismo
la roca es roca
y su única valentía
es encajar las embestidas
de esa mar indómita
que sí que acaricia en días azules,
mas también golpea sin piedad
buscando hacer arena
ante cualquier resistencia.

Quisiera,
pero de aquello
que borraría sin dudar
nunca tuve poder de decisión.
Me vino dado
al igual que mi naturaleza.
Tan estática,
que no conformista.





acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario