sábado, 23 de agosto de 2014

Faltaría más.


Quería un cuerpo de diez. Y lo quería ya. Pero el bolsillo sólo le alcanzaba para uno de cinco o en su defecto al cincuenta por cierto.

Eso hizo: Se puso medios labios, nada más que una teta, tan solo un cachete de culo. No era enteramente feliz, pero estaba medio contenta.

Ahora su perfil diestro estaba de matrícula de honor. El otro como siempre. Iba de lado por la vida. Por supuesto del derecho. Faltaría más.





acróbata

2 comentarios:

  1. Los puntos medios o los medio puntos. Una media vida?

    Buen día.
    Entero, eh?

    ResponderEliminar
  2. Qué pena tener solo la mitad de un todo, solo por desear ser matrícula de honor.
    Muy buen texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar