sábado, 2 de agosto de 2014

Defensa de peón.


Cuando discutíamos
y te pasabas tres pueblos:
(tonto, gilipollas, inútil,
no vales para nada,
me cago en...)

Y me tocaba callar
para que aquello no fuese a más,
al poco me aprovechaba
de la programación de la tele,
para sin mirarte a la cara,
sin apartar los ojos de la pantalla,
tomarme revancha
y darte lo tuyo.

Tú lo sospechabas,
pero nunca pudiste demostrarlo
y mira que lo intentaste.
Hasta llegaste a preguntarme
el porqué le hablaba así
al Rey, al Papa, al Presidente,
a cualquier dictadorzuelo de aquellos
si nada me habían hecho.

Entonces yo, envalentonado,
fijando mis pupilas en tus pupilas,
te contestaba mi verdad:

Todos son iguales,
se saben con mando,
en situación ventajosa
y no gobiernan,
avasallan.

Sí, lo sé, mi defensa
era bien cobarde,
pero en aquellos tiempos
no tenía otra.
Aún ni me afeitaba.





acróbata

3 comentarios:

  1. Recuerdos duros, Acróbata...De la infancia, posiblemente?
    Besos,

    ResponderEliminar
  2. buenas, soy Vicente Muñoz.

    me ha gustado mucho este poema y lo he subido al blog Hankover:

    http://hankover.blogspot.com.es/2014/08/defensa-de-peon-por-ts-acrobata.html

    espero que esté todo a tu gusto

    salud

    v

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Vicente.

    Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar