jueves, 28 de agosto de 2014

Como de costumbre.


Parecían preocupados por lo nuestro. Eso pensaría una mente cándida o aquella que no hubiese conocido tantas decepciones. Pero no era así. Nunca fue así. No pueden vivir con tan solo sus vidas. Son penosas y aburridas. Y yo no les doy juego: no lloro, no presumo, no nada. Y esto no lo soportan.

Que se compren un perro y lo paseen. Que echen quinielas. Que cuenten estrellas. Que se olviden que existo.

Por cierto, de salud como de costumbre. Ah, esto no les interesa. Y eso que no es contagioso.






acróbata

1 comentario:

  1. Costumbre...
    Comprar lo que sea no soluciona la rutina.
    Contar estrellas, si. Puedo olvidarme hasta de mi.

    Cordial saludo.

    ResponderEliminar