sábado, 30 de agosto de 2014

Borracha.


En la sopa, una mosca. Y cómo nada. Qué arte. Parece que lo hace a braza, ¿o es a espalda? No lo tengo claro. Uy, qué tonta. Ahora se ha puesto a nadar al estilo mariposa. Pero qué hace. ¿No se entera que hecha una sopa y todo continúa siendo una vulgar mosca?

No sé, igual es la sal. La de la sopa me refiero, que es como el alcohol para las moscas y la ha puesto borracha. Sí debe de ser eso. Pues nada, que ya me cansé de observarla. Ésta a las olimpiadas no llega. Voy a ahorrarle la resaca.





acróbata

2 comentarios:

  1. Dicen que sólo los borrachos y los niños dicen la verdad.Ella tiene un sueño de mariposa, sutil y final.

    Buenas tardes.

    ResponderEliminar