viernes, 8 de agosto de 2014

A palo seco.


Nada, que parecía imposible. No había manera de hacerle entender que eran tres partes de agua por una de Ricard (pastis) y no al revés. Hubo que prohibirle el que prepara él la bebida a la hora del aperitivo y ni con esas comprendía que la proporción lo es todo, o casi.

Entonces se pasó al Vermú. A palo seco, claro.





acróbata

2 comentarios: