jueves, 24 de julio de 2014

Desde la distancia.


Aquel era su suelo
su techo
sus paredes.

Aquellas sus puertas
sus ventanas
sus habitaciones.

Aquella su casa
su comida
su aire.

Aquel era mi padre
y yo su hijo, el pequeño.
Un apátrida en rebeldía
que se declaraba libre,
que no aceptaba ser de nadie.

El resto es historia
de un largo exilio.





acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario