viernes, 4 de julio de 2014

Aprendí de ti.




a mi padre


También de ti tomé ejemplo.

Aprendí a mirar
siempre de frente al mañana,
a no perderle nunca
la cara a la vida.

Aprendí a concederme
tan sólo un aliento
por debajo de mis rodillas,
solo uno, no más.

Y levantarme del suelo
aún si cabe
con más fuerza.

Aprendí de ti.

Era de ley
dejarlo aquí escrito.





acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario