lunes, 30 de junio de 2014

Y ya no.


Cuántas veces por el mar
mi mirada,
estos ojos míos aún llenos de luz
han caminado en la noche
por los senderos
que trazaba la luna llena.

Cuántas veces
y ahora oscuridad,
lunas negras, caminos sin vuelta,
idas por desiertos de sal.

Cuántas veces.
y ya no más, nunca más.

Huérfano del paso sobre las aguas,
parado frente al misterio,
lejos del embrujo de su abrazo,
envuelto en mis sombras,
rememoro al hombre que fui
y ya no.




acróbata

2 comentarios:

  1. "Y solo en la nada,
    en la absoluta y solitaria nada,
    se muestra el auténtico yo,
    el yo primero..."

    Saludos, Tomás. Hasta un tiempo que espero no sea demasiado largo.

    ResponderEliminar
  2. Al final, los versos de la sombra llevan a un poema de luz. Feliz verano acróbata poeta.

    ResponderEliminar