miércoles, 11 de junio de 2014

Aún no.


Escribiendo puedo ser yo.
Poco o mucho
el hombre que llevo dentro,
la palabra que no se cansa
de morder en mi pecho.

Y el resto del tiempo:
silencio, lápiz roto,
página en blanco.
Voz que no conoce eco,
eco que habita en lo oscuro.

Tan sólo un intento
que no alcanza a romper
esta vieja prisión de huesos.

Escribiendo sé que no estoy muerto,
aún no.




acróbata

4 comentarios:

  1. Portan tanta vida las palabras... besos acróbata.

    ResponderEliminar
  2. No, aún no, te queda mucho por escribir, te queda mucho que entregar...

    Mi siempre abrazo, Tomás.

    ResponderEliminar
  3. Me declaro devoradora de tus palabras, de tus escritos,
    a gusto entre tus líneas.

    ResponderEliminar
  4. Aún cuando callan tus palabras...

    ResponderEliminar