lunes, 19 de mayo de 2014

Qué raro.


Y cuando se lo dejó, regresó de nuevo a casa. Seguía sin haber tabaco. Su familia tampoco estaba. Qué raro, ¿habrían salido a por cigarrillos? Pero si antes no le daban al vicio.

Pobres, ahora que él ya no fumaba.



acróbata

7 comentarios:

  1. Y seguro que habían pasado veinte añitos de nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un vicio muy adictivo, cuesta dejarlo, lo puedo asegurar. ;)

      Eliminar
  2. Hola, ¿qué tal?
    Has sido nominado a dos premios en mi blog:
    http://persuaciondeinocencia.blogspot.com.es/2014/05/doble-nominacion.html
    Espero que pases a recogerlos :)
    Un saludo muy grande y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eli. Ya te he contestado en tu blog. No me lo tomes a mal. De corazón, ya me siento recompensado con tu lectura.

      Eliminar
  3. ..... o ahora todos a la vuelta fumaran juntos?
    Cariños
    mar

    ResponderEliminar