viernes, 23 de mayo de 2014

En la niebla.


Adentrarse en la niebla
con una sola piel,
sin más abrigo que la palabra.

Y confirmar lo ya sabido.

Que el frío viene de dentro:
inviernos sin sol,
hielos antiguos
que se resisten a ser agua
río abajo.

Quién podrá con eso.

Tal vez el tiempo
y sus hierros al rojo.
Tal vez
el fuego y su mirada.





acróbata

5 comentarios:

  1. Allá, donde nunca es primavera... Pero algún día llegará.
    Besos acróbata.

    ResponderEliminar
  2. No lo dudas. No lo dudo. No hay invierno que resista al paso del tiempo.
    Muchas gracias, Magda.
    Besote, guapa.

    ResponderEliminar
  3. Ole ahí tus cojones, Acróbata. Esos hielos en tus manos me saben a gloria.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Andrés. Pongámosles un buen chorro de ron y brindemos.

    Un fuerte abrazo para allá.

    ResponderEliminar
  5. Nada podrá
    saberlo y seguir
    aún sabiendo que a veces
    se pierde el equilibrio.

    ResponderEliminar