lunes, 24 de marzo de 2014

Gusanos.


Qué será de los gusanos
que coman de mi carne,
que beban de mi sangre,
cuando de mí
no quede ni memoria
de lo que he sido.

Pobre vida,
cuánta
y tan poco aprovechada.





acróbata

6 comentarios:

  1. A veces nos damos cuenta de la linda vida cuando los gusanos estan esperando por nosotros...

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Cada vida que se apaga es una nueva eucaristía para ellos... qué cosas.
    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En fin, que me quemen y arrojen mis cenizas al mar.

      Besos, Magda.

      Eliminar
  3. Nunca hemos de renunciar a la memoria. Ese futuro es tan incógnito como inevitable. Pero quiero pensar, al menos, que la muerte es el comeinzo y no el final. Nadie ha regresado de la muerte para decir lo contrario y esa ignorancia humana nos ampara. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Con lo que odio los gusanos,
    Pero que en esa vida ya no he de sentirlos, y si veo mi cuerpo desde lo lejos, pretendere que serán mariposas las que broten de lo inerte.

    Besos y abrazos con cariño.

    ResponderEliminar