jueves, 2 de enero de 2014

Ingobernable.


Primero escribes el poema.
Así, a bocajarro,
a cara de perro.
O sea, lo vomitas
más que escribirlo.

Después, tiempo
e indecisiones.
Tachones y más tachones
buscando dotarlo de nieblas,
enmascararlo para que muestre
y no enseñe.
Para que insinúe la crudeza
pero no asesine a ciertos ojos
que temes sufran demasiado
si llegan a leerte.

A veces me gustaría
no escribir más,
porque es lo único
que está en mi mano.

Lo otro, el sentimiento,
está ahí, como siempre,
ingobernable.





acróbata

6 comentarios:

  1. Y que siga,
    hoy y siempre.
    Porque me gusta alimentarme de ti....
    Besos, mi cosa guapa.
    Y Feliz estreno!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Eva.

    Feliz 2014. Que este año nos respete y nos llene de poesía.

    Besos, guapísima.

    ResponderEliminar
  3. Pues así vomitado, atrevido y desenfrenado, es cuando los sentimientos son libres, déjalos siempre salir.

    Un beso y lindo inicio de año

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Mayra.

    Feliz 2014, amiga mía. Ya sabes, te deseo todo lo mejor.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Sigamos en esa lucha acróbata. Feliz año nuevo!

    ResponderEliminar