sábado, 18 de enero de 2014

A mi lado.


Mientras tú callas
y crees que nada me dices
y estás ahí
en tus cosas, a lo tuyo,
yo aquí, sabiendo mucho de ti,
mucho más
de lo que imaginas.

Y no, no te espío
y tampoco tengo superpoderes.
Es que ahora mismito
aunque permanezcas lejos
también estás aquí un poco:
a mi lado, ante mis ojos,
entre mis manos.

Sí, ya lo sabes,
te leo, siempre lo hago,
nunca me canso de leerte.




acróbata

6 comentarios:

  1. Algo muy parecido me ocurre a mí, contigo...
    ;-)
    Un besazo, cosa guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eva. A mí también.

      Besos, guapísima.

      Eliminar
  2. Es la poesía que te atrapa.

    Buen día, Tomás.

    ResponderEliminar
  3. Todo lector de poesía es un pequeño secuestrador de almas...
    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar
  4. Sip, yo a algunas las tengo agarradas, bien agarradas aquí dentro.

    Besos, Magda.

    ResponderEliminar