domingo, 15 de diciembre de 2013

Siempre en el camino.


Nunca, ni los tropezones,
ni las caídas,
ni las muchas convalecencias.

Nunca ha podido la vida
y sus circunstancias
con mis ganas de caminar.
De echar adelante el pie,
de cubrir la pequeña distancia
que me separaba del siguiente paso,
de desafiar al horizonte.

Nunca me he cansado de vivir.
Hoy tampoco.
Siempre en el camino.



acróbata

6 comentarios:

  1. Y nadie puede dudarlo, estás acostumbrado a las acrobacias que exige la vida para dar el próximo paso.

    Adelande, querido Tomás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De luchador a luchadora, gracias, Mayra.

      Besos para ti.

      Eliminar
  2. un acrobata como tu, no puede dejar el camino, solo soltar una mano en la duda de vez en cuando. ahora menos tiempo para comentar, pero procuro hacerte visitas de vez en cuando, porque aqui siempre es un buen sitio donde descansar del camino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra saberte. Espero que ese menos tiempo para esto sea mucho más para lo bueno.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Los caminos de la vida, a veces largos, a veces cortos. La cuestión es esa: siempre en el camino...

    Saludos hasta allá, Tomás.

    ResponderEliminar