lunes, 23 de diciembre de 2013

Naturaleza animada.


Conocí a un gato
al que no le gustaba el pienso.
Era más de tenedor
y cuchillo,
de filete poco hecho.

Dejaba que las ratas
se comiesen lo de su plato
y él cenaba carne fresca a diario.

Este mundo tan salvaje
es de los que nunca se conforman,
de los que no se adaptan
al poder establecido
y luchan por poner la vida a su gusto.




acróbata

No hay comentarios:

Publicar un comentario