viernes, 27 de diciembre de 2013

Aromas.


Los aromas calientes
a poema recién hecho
que recorren los pasillos
donde mora el pensamiento,
evocan tiempos azules
donde la mejor hornada
siempre estaba por obrar.

Es tan dulce la poesía
nacida de las manos del sueño.
Tan apetecible al paladar
que degusta con ojos cerrados.

Lástima que el aire
y la propia vida
acaben por endurecerlo todo.
Incluso lo más tierno,
aquello que bulle allá dentro
en el corazón del fuego oculto.




acróbata


2 comentarios:

  1. Qué bien cocinado está el aroma, tus versos, intensos, en una realidad triste...

    Regresando poco a poco, sin mucho ruido...

    Un beso!

    ResponderEliminar