jueves, 14 de noviembre de 2013

Paja.



La masturbación,
sumisión húmeda de piel
y dedos
al dios cuerpo.

¿Qué será,
será.
Un acto extremo de amor propio,
un descubrimiento silencioso
en la intimidad del despertar a la carne,
un simple alivio en soledad?

¿Todo esto y algo más?

Quién lo sabe.
Quién necesita saberlo.

Pelillos a la mar.
Preguntas al infinito.

Aquel que esté libre de paja...




acróbata


3 comentarios:

  1. Y yo pensando que esto iba a ir de ojos y vigas... ¡me has roto la metáfora!

    ResponderEliminar