viernes, 1 de noviembre de 2013

Hoy tampoco iré.


Cuando ya no vaya
y me lleven
visitaré insensible ese camposanto
sitio al final
del paseo entre eucaliptos.

Y ya nunca más
tendré que ir
a ningún otro lugar.

Allí quedaré en noviembre
y el resto de los meses
con frío y con calor,
siempre frío, por siempre inerte.

Para qué anticipar lo inevitable
si tras sus tapias
seré eternidad en la nada.
Memoria de un hombre
que camina sin caminar
hacía el completo olvido.

Hoy tampoco iré.





acróbata

4 comentarios:

  1. Hace años que no voy...
    Y que no vengan tampoco.
    Besos, mi cosa guapa.

    ResponderEliminar
  2. Que nos espere sentadita en su rincón, que no tenemos ni gota de prisa por conocerla.

    Besos, mi guapa parisina.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco iré...Y en el futuro, para visitarme, no hará falta ni esfuerzo ni caminata de los que me quieren...En el mar, fundida, estaré.
    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Pat.
    A mi, me agradan las cenizas.

    ResponderEliminar