domingo, 24 de noviembre de 2013

Hace frío.


Hace un frío azul
de mañana sin rastro de nubes.

Un frío de finales de noviembre,
de otoño que olvidó ser otoño,
de día sin historia,
donde el norte barre
y la intemperie se presiente
invierno prematuro que muerde.

Un frío de domingo cualquiera,
otro más,
que se despereza temeroso
de salir a la calle.

Hace frío, sólo eso,
frío y poco más.


acróbata

8 comentarios:

  1. con tanto frío no hay cabida para mucho más. la piel se cierra y hasta las ideas se congelan.

    ResponderEliminar
  2. Al frío pieles vivas que abriguen. Y sudar. Un buen vino y una lumbre sobre una mullida alfombra de lana natural también.

    Y que el mundo piense mal, que yo siempre pienso lo mejor, o al menos eso creo en ese preciso momento en el que lo pienso.

    ResponderEliminar
  3. Y cierzo...mucho cierzo. Poema gélido. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta. El viento del Norte, Bóreas, nada más, nada menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al final se arregló el día. Se presentía muy frío, de esos fríos que nacen de dentro y todo lo impregnan.

      Eliminar
  5. Ese frío limpia la mente. Desnuda de pensamientos innecesarios, contaminantes... Ese frío ayuda a valorar el calor y la ternura. Es un gran maestro...

    ResponderEliminar
  6. Sí, todo en su justa medida. Lo difícil es eso, saber medir.

    ResponderEliminar