lunes, 14 de octubre de 2013

Pobre José.


Una de las faenas del carpintero
es abrirle agujeros
a lo inmaculado que cae en sus manos.

Pobre José,
ni tapar lo hecho por otro
le dejaron al hombre.

Dios
y su derecho de pernada.





acróbata

3 comentarios:

  1. Si que es bueno... al final Dios y Zeus van a ser el mismo... pero de esta te excomulgan jeje.

    ResponderEliminar