miércoles, 16 de octubre de 2013

Los amantes.



Se amaron salvajemente,
como sólo los amantes
son capaces de amarse.

Y ya exhaustos,
casi sin aliento de tanto amarse,
ambos, esquivando las miradas,
se dijeron al unísono:

<<No te amo,
sólo es sexo>>

Después,
como cada lunes de cinco a ocho,
desnudos aún sobre la cama,
tras recuperar el resuello,
se fumaron un pitillo a medias,
hablaron un poco de todo
y volvieron a citarse en el mismo hotel
para el lunes siguiente.

No se aman,
sólo es sexo
y así llevan casi veinte años.

El resto de la semana,
los hijos, la casa, el trabajo,
ya se sabe,
la vida...
Sólo les permite ser
marido y mujer.



acróbata

8 comentarios:

  1. ¡Interesante solución! (Este me recordó a Cecilia y su ramito de violetas...)
    Besos acróbata.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo!!! una buena manera de reconstruir un amor.
    Cariños....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo llamaría reconstruir, más bien hacerle sitio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La vida de a dos, la rutina mata...

    Saludos, Tomás.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno y sorprendente el final. Me gusta eso de "no te mo, solo es sexo" Lo suelen decir los que se aman...pero les gusta decir que es solo sexo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa frase es el corazón del poema. Buen ojo, poeta.

      Un abrazo, Marcos.

      Eliminar