sábado, 14 de septiembre de 2013

Echémonos a la mar.


La patria de la vela
es el viento.
La prisión de la quilla
el agua vieja
          de los puertos.

A bordo de este
      nuestro tiempo,
rompamos las fronteras
                            de cabos
y echémonos a la mar.

El gran azul,
la eternidad de tantos momentos
y yo...

Un hombre de mar
que amarrado a tierra
se siente morir de a poco.





acróbata

6 comentarios:

  1. Naufraguemos!!!
    Yo contigo, y tus poemas me hundiría ya mismo...
    ;-)

    Bss

    ResponderEliminar
  2. Y yo no estaba en este blog. ¿no me lo puedo creer?

    Pues a la mar ahora mismo pero no olvides tus poemas o mejor un "boli" y un folio para ecribrir nuevos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Chelo. Es un placer tenerte por aquí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Eres hombre de mar amarrado en tierra pero también eres hombre de "amar" y sé que amas todo lo que te rodea. Aún cuando sientas que mueres de a poco, sé que "ellas" (tus mujeres, la propia mar, la poesía) te hacen vivir de a mucho.
    Preciosas letras. Un beso enorme compi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángela. La vida y su constante morir para renacer de nuevo.

      Besos, compi.

      Eliminar