sábado, 21 de septiembre de 2013

?


Ella duerme a mi lado
espalda en mi pecho,
ocaso en mi cintura
con el cuerpo encogido
                 en una pregunta.

Seré un hombre
con un millón de dudas
mas en mí
crece firme una certeza.

Una que tú sabes.
Una que es tuya.

De siempre encajamos perfectos
en la oración primera
                          del amor.

La noche
es pura exclamación.




acróbata

5 comentarios:

  1. Precioso este poema poéticamente erótico. Pura poesía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena transformación, del interrogante a la excalmación. Un poema muy visual. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Marcos.

    Hasta durmiendo es pura inspiración.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y yo te dejo mis puntos suspensivos...
    ;-)
    Besos, mi cosa guapa.

    ResponderEliminar