sábado, 10 de agosto de 2013

Origami.


Ni pajaritas de color,
ni barquitos veleros,
ni sombreritos
        de tres picos.

Ni ranitas saltarinas,
ni molinillos,
ni avioncitos en vuelo breve
desde el tercer piso.

Siempre se me dio mal
la papiroflexia,
tal vez por eso escribo...

Para hacerte cada poco
sobre el papel
          aun sin éste.

De sangre de pensamiento
te trazo,
de soplo y sentimiento
busco darte cuerpo.





acróbata

5 comentarios:

  1. hola! muy interesante esto de la papiroflexia!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, jonhan.

    Sí, hace bellas formas con tan solo lo sencillo del papel.

    Gracias por tu paso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Las letras son uno de los más bellos recursos para dar forma al papel... Este deja de ser solo papel gracias a la profundidad de cada verso y cobra vida gracias a la relevancia de los suspiros del corazón que escribe. Las dobleces no son sino una forma.
    De ahí su cuerpo...

    Precioso Origami Tomás.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Juliette.
    Yo intento a diario hacer mis figuritas, unas salen mejor, otras no tanto. Pero lo que importa es lo que disfruto.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí no se me da mal... como buena funcionaria.
    :P
    Besos!!!

    ResponderEliminar