viernes, 16 de agosto de 2013

Itaca.


El regreso es un sueño
del que sueña despierto
en mares de insomnio
            y puertos sin tierra.

Noray sin cabos.
Horizonte sin cielo.
Océano con todos sus barcos hundidos.

Itaca nunca soltará amarras
para echarse a la mar,
mas no hay Ulises
              de piel y huesos
que resista entero
al roce de las mil aguas
con las que obsequia al alma
el martillo del tiempo.

Ni tan siquiera Penélope
estatua de sal
              y lágrimas
tejiendo esperas y sueños
puede quedar indemne
al latigazo azul
que todo lo labra.

Vivir es viajar.
Viajar proa al poniente
         sin posible vuelta atrás.





acróbata

1 comentario:

  1. Y sin naufragios a ser posible...
    Flotando,volando y sobrevolando cual pez que chispee entre las olas.
    Un besazo, cosa guapa!

    ResponderEliminar