lunes, 15 de julio de 2013

El día espera.


Entre las bambalinas
                        del amanecer
el gran teatro de los sueños
acaba por esta noche
        su función.

Las estrellas, ya viejas
convidadas de luz
y piedra,
caminan encorvadas
hacia la invisibilidad
          del azul más azul.

Sin una sola nube
en lo ancho del infinito
pronto el sol
bajará del todo el telón
y una jornada más
la realidad será imperio
durante horas y horas
                 de cobre y plomo,
de hoz y martillo.

El día espera.





acróbata

9 comentarios:

  1. La realidad será imperio. Por fortuna o por desgracia..................

    ResponderEliminar
  2. Por fortuna y por desgracia.
    Hay días y días
    con sus noches y madrugadas,
    con sus luces y sus sombras.
    Claroscuros mientras respiras.
    Y esa,
    y esta es la vida.

    Abrazos y gracias, Begoña.

    ResponderEliminar
  3. La escenografía de la vida...

    Saludos, Tomás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luna.

      Me alegra mucho saber de ti.

      Abrazos, amiga.

      Eliminar
  4. Una sucesión de telones, de soles y estrellas, de lunas y sueños y así es en efecto la vida a la que nos rendimos y entregamos sabedores de sus caprichos.

    Bello poema Tomás, tan real como el aire que inflama los pulmones.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrutemos del espectáculo, Juliette.

      Besos!!

      Eliminar
  5. Un poema precioso.
    Tomás, vivímos un tiempo finito en uno que es infinito. Una sucesión de días y noches que espero aún me sean muy numerosas.

    Un abrazo grande,
    Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nos sean, Eva.
      Que aunque nos vendan las religiones el otro lado como un paraíso, vaya usted a saber.

      Abrazos.

      Eliminar
  6. Hoy, Tirso de Molina, se quitaría el sombrero...
    Chapeau!!

    Besos, Tomás.

    ResponderEliminar