domingo, 21 de julio de 2013

Cara a cara.


Me he sentado
     frente al espejo
con la firme decisión
de contarle mis cuatro verdades...

De decirle
que no me veo,
que no me quiero,
que soy nada.

Mas no he podido engañarle,
no a pesar de intentarlo.
Él conoce todos mis gestos,
todos mis silencios,
todas mis mentiras.

Y no, no puedo decir
lo que no siento...
no al menos fuera del ahogo
de un instante
que a veces se me hace eterno.

Aún me miro,
me veo, me percibo.
Aún me quiero.
        Aún soy algo.

Me he sentado
cara a cara,
pupila con pupila
frente al espejo
y una vez más
sin agachar la mirada,
sin soltar ni palabra
sé que he perdido el reto.

Continúo con más luz
que sombras,
con más color además del negro
que tanto me atrae
y son sólo pequeños pestañeos 
de un segundo,
de una hora,
de una medio vida
los que borran por momentos
éste...
           mi reflejo.





acróbata

1 comentario:

  1. Estás lleno de luz.
    Y eres un gran Hombre, sabio, dulce, y un gran luchador.
    No necesitas de espejos, tu mirada y tus versos son el mejor reflejo de ti.
    No eres de los que se dejan vencer.
    Ni de los que se rinden.
    La vida te ama, tanto como tú a ella... y por elo no te dejará de sonreír.

    Un beso, cosita guapa.

    ResponderEliminar